[ In English ]

 

Cruces Atriales del Siglo XVI en México
 

Tras la conquista española de México, a principios del siglo XVI, llegaron a nuestro territorio grupos de frailes (franciscanos, dominicos y agustinos) enviados por los Reyes Católicos para que evangelizaran a los indígenas.

Estos frailes se establecieron en el altiplano central y edificaron numerosas estructuras conventuales, compuestas por un templo, un convento y un atrio. En el atrio se congregaba a los indígenas, mientras se construía el templo y el convento; según las necesidades de la evangelización, fue adquiriendo una fisonomía específica al integrarlo al conjunto conventual por medio de una barda que lo delimita, y al incorporarle cuatro capillas posas en sus esquinas y una capilla abierta aislada o adosada al convento, cumpliendo así el atrio la función de un templo al aire libre.

Al desarrollarse todas las actividades primordiales de la evangelización dentro del atrio, hubo la necesidad de crear un elemento central, un punto de referencia que por su contenido cristiano le diera sentido y unidad, tanto al espacio arquitectónico, como a las actividades religiosas desempeñadas en él, y que mejor que el emblema universal del cristianismo para encarnar esta función; así, desde los primeros tiempos de la colonia, la cruz se levantó majestuosa en el centro de los atrios.

Las cruces atriales eran esculpidas en diversos tipos de piedra, presentan la forma de cruz latina, miden de uno a tres metros de altura, sus cuerpos pueden ser cuadrangulares, octogonales, ovoides o tubulares, y la mayoría se encuentran levantadas sobre una gran base octogonal o cuadrada.

 


Siglo XVI, Atrio de la Parroquía
del Barrio de los Reyes,
Tultitlán, Estado de México,
México

 


Siglo XVI, Antigua Capilla en el
Panteón de San José,
Cuautitlán de Romero Rubio
Cuautitlán, Estado de México,
México

 

Sin embargo, la originalidad y el valor que poseen estas cruces atriales, se debe a tres características específicas:

  • La primera es su ubicación espacial. Al estar la cruz en el centro del atrio, como eje del espacio sagrado, como ordenadora y organizadora de la realidad cristiana, era el testimonio material de la voluntad de los misioneros de fundar en estas tierras un cristianismo primitivo que giraría alrededor de la figura de Cristo y de sus enseñanzas.
  • La segunda es su peculiar decoración, que va de acuerdo con su finalidad didáctica. La presencia de Cristo a través de la cruz fue enriquecida al plasmar en ella no Su imagen sino los símbolos de Su pasión, muerte y resurrección. Es importante destacar que ninguna cruz atrial es igual a otra, ya que en ellas varía la cantidad de símbolos y su disposición y en algunos casos pueden presentar remates esféricos, vegetales o florales.
  • Finalmente, la tercera y más relevante característica es que las cruces atriales son una muestra viva del sincretismo cultural que se gestó a raíz de la conquista. Aunque a cargo de los frailes, las cruces atriales fueron elaboradas en la mayoría por los indígenas y esto les posibilitó imprimir en ellas su propia sensibilidad y resguardar parte de su tradición escultórica. El encanto que poseen las cruces atriales del siglo XVI se debe en gran medida a las cualidades plásticas que les otorga la mano indígena.

     

Para ampliar nuestros conocimientos sobre las cruces atriales, estamos interesadas en cualquier tipo de información que se refiera a ellas o su localización; o a cruces contemporáneas existentes en algún país de Centro o Sudamérica; o a cruces europeas anteriores al siglo XVI, que pudieran por sus características espaciales y simbólicas formar parte de sus antecedentes.

Si tiene algún comemtario o información adicional, favor de enviarla a:

Artículo basado en el trabajo de tesis:
"VALOR PLASTICO Y CONCEPTUAL DE LAS CRUCES ATRIALES EN LAS ESTRUCTURAS CONVENTUALES DEL SIGLO XVI EN LA NUEVA ESPAÑA".

Autoras:

Lic. María Claudia Ollivier.
Lic. Marina Martínez.

© 1995-2000 Todos los derechos reservados. Este material no puede ser reproducido, transmitido o almacenado total o parcialmente en ningun medio, incluyendo medios mecánicos, digitales, electrónicos o fotográficos sin el permiso expreso y por escrito de los autores.

Para información respecto a la adquisición de éste libro: info@piensa.com

Diseño del sitio: Monique Ollivier C.mollivier@piensa.com

 

 


Mantenimiento
Piensa Technologies - Bufete Consultor de México